Calidad de vida: 6 claves para mejorar tu forma de vivir

Calidad de vida: 6 claves para mantener un equilibrio en tu estilo de vida

La calidad de vida es un término estrechamente relacionado con el bienestar físico, la satisfacción y la felicidad. Se trata de una serie de características que debes reunir para poder alcanzar una mejor vida cada día. Es una percepción que depende de cada persona y que engloba un nivel de salud, comodidad y felicidad que impactan en tu forma de vivir (Besdine, 2019).

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) (2018), muchas de las cosas que haces afectan tu salud y bienestar, ahora y en el futuro. Sin embargo, adoptar hábitos saludables te puede ayudar a sentirte mejor y vivir más tiempo. Estos contribuyen a reducir el riesgo de sufrir problemas de salud como la enfermedad cardíaca, diabetes, cáncer y obesidad. 

Por eso, para sentirte mejor es necesario hacer cambios importantes en tus rutinas diarias. Estas son seis claves que te ayudarán a adoptar buenos hábitos para mantener un estilo de vida equilibrado.

1. Consume una dieta balanceada y nutricionalmente adecuada

Un estilo de vida saludable contribuye a mejorar tu bienestar  y esto requiere tomar decisiones correctas. Una de ellas es la elección de una dieta balanceada que te aporte los nutrientes esenciales (macronutrientes y micronutrientes) para cubrir las necesidades calóricas diarias (CDC, 2019). 

Lo importante es que la alimentación esté basada en el equilibrio. Nuestra alimentación requiere cantidades de calorías, grasas, carbohidratos y azúcares donde la clave es comerlas de manera equilibrada con los alimentos más nutritivos (CDC, 2019). 

Según la Academia de Nutrición y Dietética (2021), una alimentación equilibrada incluye una variedad de alimentos de cada grupo. Esto te ayuda a obtener los nutrientes en cada etapa de la vida. 

Esta academia recomienda comenzar con pequeños cambios en tu rutina de alimentación y equilibrar la mitad de tu plato con frutas y verduras, un cuarto de proteínas y un cuarto de cereales. Además de incluir grasas en cantidades adecuadas y tomar suficiente agua

De esta manera, puedes incorporar a tu dieta grasas provenientes de alimentos de origen animal como las carnes, pescados y productos lácteos (Safont, 2018). Y grasas provenientes de alimentos de origen vegetal como los frutos secos, el aguacate y aceites vegetales como los funcionales de Vidalia®. 

Calidad de vida: 6 claves para mejorar tu forma de vivir

2. Incorpora las cantidades adecuadas de grasas en tu dieta diaria

Las grasas son tan importantes en la alimentación diaria, como necesarias para tu cuerpo. Estas aportan un alto contenido energético: 9 kilocalorías de energía por cada gramo. Además, son fuente de ácidos grasos esenciales que tu cuerpo no puede producir por sí mismo (NHS, 2020). 

Sin embargo, existen muchos mitos alrededor de su consumo, por lo que es importante informarte bien sobre el papel de las grasas en tu dieta. Uno de ellos es que dentro de la tendencia de alimentarse bien, las grasas son, a veces, eliminadas por completo de la mesa. Esto es un error, pues son indispensables para diversas funciones vitales (Revista Ser Saludables, 2019).  

Estos macronutrientes aportan beneficios para tu salud y pueden favorecer tu calidad de vida, ya que contribuyen a reducir el desarrollo de enfermedades crónicas. Contienen propiedades antioxidantes y ayudan a tu cuerpo a absorber y transportar las vitaminas liposolubles A, E, D y K. También, son parte importante en la construcción del tejido nervioso y contribuyen con la síntesis de hormonas (Academia Americana de Médicos de Familia, 2020).

Otro mito asegura que comer grasas te hace engordar, lo cual es falso en absoluto. El consumo adecuado de grasa contribuye a acelerar el metabolismo y quemar las calorías extra de tu cuerpo. Cuando comes mucha grasa, se almacena en las células grasas como reserva y ayuda a mantener un equilibrio energético. Esto permite que tu peso corporal se mantenga. Incluso, bajo un proceso controlado, puede ayudarte a bajar de peso (Fung, 2018).  

El papel de las grasas en tu alimentación

Las grasas que tu cuerpo obtiene de los alimentos te aportan nutrientes esenciales, por lo que no es necesario eliminarlas completamente de tu dieta. De hecho, como parte de una alimentación equilibrada, algunas grasas pueden ayudarte a promover la buena salud y mejorar tu vida. Con su consumo, tu cuerpo adquiere diferentes tipos de lípidos para funcionar con normalidad (Mayo Clinic, 2019). 

Incluye en tu dieta grasa de origen vegetal de calidad, como nuestros aceites y margarinas del portafolio de Alianza Team®. Nuestra compañía es líder en el sector de los lípidos, en nutrición y panadería congelada. Por eso, ofrecemos productos como el Aceite Gourmet® line, una mezcla de aceites vegetales de canola con aceite de oliva, pensada para verte y sentirte bien

3. Realiza actividad física regularmente 

La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2020) hace referencia a la actividad física como todo movimiento corporal producido por los músculos. Incluso, durante el tiempo de ocio, para desplazarte de un lugar a otro, o como parte del trabajo. Esta, tanto moderada como intensa, mejora tu salud.   

Mantenerte activo es una de las mejores formas de cuidar tu cuerpo, contribuye con tu bienestar . Y es que la actividad física puede ayudarte a estar sano, a tener un mejor aspecto físico y a sentirte mejor contigo mismo. Para eso, es necesario que el ejercicio forme parte de tu rutina habitual. Algunos cambios que puedes implementar son (Medline Plus, 2021): 

 

  • Haz que tus actividades diarias sean más activas. Por ejemplo, usa las escaleras en lugar del ascensor o estaciona más lejos de tu destino. 
  • Organiza entrenamientos con amigos y familiares. Puedes planificar actividades sociales que involucren ejercicios o unirte a un club de baile o deporte en grupo. 
  • Realiza una rutina de ejercicios más divertida. Escuchar música o ver una película mientras haces ejercicios puede mantenerte motivado. 
  • Encuentra actividades físicas que puedas hacer incluso con mal tiempo. Por ejemplo, caminar en un centro comercial o hacer ejercicios en un gimnasio. 

4. Mantén una buena higiene de sueño 

El sueño es importante para la salud en general. Es un proceso biológico que te ayuda a procesar información nueva, mantenerte sano y a sentirte descansado y con energía al día siguiente. Y aunque te encuentras inconsciente, las funciones de tu cerebro y cuerpo siguen activas (Medline Plus, 2020). 

Por tanto, dormir bien favorece muchos procesos vitales de tu organismo. Principalmente, ayuda a liberar la hormona del crecimiento, las hormonas sexuales y a fortalecer el sistema inmunitario. También, contribuye con la capacidad de hacer reflexiones y formar recuerdos (Medline Plus, 2020). 

Para mantener una buena higiene del sueño es necesario tener hábitos correctos que te ayuden a dormir mejor. Estos contribuyen a responder a la vida con mayor perspectiva y comprensión, y te ayudará a sentar las bases para tu bienestar general y calidad de vida. Los hábitos que debes tener son (Mayo Clinic, 2018): 

 

  • Fija un horario de sueño. Trata de dormir por lo menos siete horas cada noche para tener la energía suficiente y afrontar tus actividades diarias. 
  • Come alimentos más sanos y ligeros en la noche. Esto te ayudará a conciliar el sueño y a evitar que tu cuerpo y mente estén fatigados. 
  • Busca relajarte antes de dormir. Las actividades de relajación pueden contribuir con la transición hacia el sueño. 

 5. Aprende a manejar el estrés y la ansiedad contribuirá a mejorar tu calidad de vida

El estrés y la ansiedad son experiencias comunes para la mayoría de las personas. La clave está en aprender a manejarlo y realizar actividades que te ayuden a reducir las sensaciones negativas. Entre ellas, el ejercicio regular. Este, además de favorecer tu estado físico, ayuda a liberar endorfinas que mejoran tu estado de ánimo y contribuye a reducir el estrés y la ansiedad (Jennings, 2018). 

Existen formas de manejar el estrés. Se trata de medidas que puedes controlar para reducir el riesgo de los efectos negativos. Lo primero es identificar las señales sobre las que respondes al estrés para obtener la atención médica de un profesional. Además, hacer ejercicios, actividades relajantes, evitar la sobrecarga de trabajo y manejar tus emociones con inteligencia emocional son clave para tu bienestar y calidad de vida (NIMH, s.f.). 

6. Disfruta de tu tiempo libre y construye relaciones positivas para mejorar tu calidad de vida 

Disfrutar del tiempo libre no debe ser un lujo. Por el contrario, es normal y absolutamente necesario en la vida. Es muy importante gozar de periodos de descanso y relajación, pues estos repercuten en tu bienestar . La idea es utilizar el tiempo libre para descansar, hacer actividades de relajación y recreación, y liberar estrés (Papa, 2020). 

Además, puedes aprovechar el tiempo libre para participar en actividades que incluyan contacto social y construir relaciones sociales positivas. Te ayudarán a tener una mejor actitud ante la vida y a sentirte muy bien contigo mismo (NIH, 2017).

Con estas seis claves puedes mantener un equilibrio que ayudará a tu salud física y mental. La idea es incorporar hábitos saludables en tu forma de vivir y aprovechar cada momento para cuidar tu cuerpo, ser feliz y compartir tiempo con tus seres queridos.

Referencias: