Agricultura sostenible en sector alimentos | Alianza Team®

La agricultura sostenible y su importancia para la industria alimentaria

Actualmente, 2.000 millones de hectáreas que eran productivas están degradadas. Hasta el 44% de las tierras agrícolas se encuentran en zonas áridas, y en ellas vive el 30% de la población mundial (FAO, 2020). El crecimiento actual de la producción agrícola tiene un impacto ambiental tan grande, que es fundamental promover una agricultura sostenible.

La sostenibilidad implica producir cubriendo las necesidades humanas, sin destruir la naturaleza y haciendo un uso racional de los recursos (Zarta, 2018). La agricultura sostenible es resultado de la acción individual de agricultores apoyada por movimientos ecologistas (Muro, s.f. b).

En el proceso, primero se detienen las prácticas dañinas para el ambiente. Así se restaura la tierra y, como consecuencia de ello, mejoran los ingresos de los productores, porque, cuanto más saludable es el suelo (gracias a la rotación de cultivos, etc.), tiene mayor rendimiento y retiene mejor la humedad, teniendo más posibilidades de sobrevivir a una sequía.

Además, algunas empresas ayudan con los costos iniciales de adoptar prácticas sostenibles y pagan más por cultivos producidos de forma sostenible.

Los empleadores pagan un salario digno y los trabajadores, libres para asociarse, pueden negociar mejores sueldos (Rainforest, 2019).

Importancia de la agricultura sostenible para el sector de alimentos

En definitiva, la agricultura sostenible es una práctica ambientalmente racional, socialmente responsable y rentable para los agricultores.

Cuida el ambiente, incrementa la fertilidad del suelo, satisface la necesidad de alimentos, es económicamente viable, y mejora la calidad de vida de los productores y consumidores.

Además, no utiliza químicos y ofrece alimentos sanos, seguros y abundantes, a un precio razonable (Muro, s.f. a).

Objetivos de la agricultura sostenible

La agricultura sostenible es fundamental para afrontar los desafíos ambientales de este tiempo: degradación de recursos naturales, cambio climático, desvinculación entre producción y conservación, y aparición de nuevas enfermedades.

Algunos de estos desafíos son (FAO, 2015):

  • Lograr seguridad alimentaria mundial, inocuidad de los alimentos.
  • Promover ecosistemas saludables y apoyar la gestión sostenible de tierra, agua y recursos naturales: mejorar la eficiencia en su uso.
  • Responde a las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las de las futuras, erradicando el hambre y la pobreza.
  • Lograr rentabilidad, salud ambiental, equidad y un impacto social positivo: proporcionando ingresos, puestos de trabajo y alimentos; aumentando el PIB; y mejorando los medios de vida rurales.
  • Utilizar al máximo tecnología, investigación y desarrollo, pero con más integración de conocimientos locales que en el pasado.

¿Por qué es necesaria la agricultura sostenible en la industria alimentaria?

La alimentación tiene mucho impacto ambiental y la sociedad, cada vez más, exige a las empresas que implementen prácticas sostenibles.

La industria alimentaria necesita producir alimentos sanos y seguros a costo razonable, mantener la competitividad, mitigar el cambio climático, entre otras acciones.

La alimentación y la agricultura sostenibles contribuyen a los cuatro pilares de la seguridad alimentaria (disponibilidad, acceso, utilización y estabilidad) y a las tres dimensiones de la sostenibilidad (ambiental, social y económica).

Su importancia es clave para reducir el hambre en el mundo y fomentar un desarrollo sostenible (FAO, s.f.).

Alianza Team® y nuestro compromiso con la sostenibilidad

En Alianza Team® contribuimos a la alimentación y la agricultura sostenible. Nuestras principales preocupaciones son: nuestra cadena de valor, nuestros empleados, la sostenibilidad y nuestros clientes, consumidores y proveedores.

Por eso promovemos hábitos de uso responsable de recursos naturales; y, en la cadena de suministro de materias primas agrícolas, la participación de pequeños proveedores, contribuyendo así al desarrollo de economías locales con prácticas de producción sostenibles.

Además, cuidamos el agua a tal punto que, en nuestra planta de tratamiento de aguas residuales de Buga, habitan especies de flora y fauna, como muestra de que nuestras condiciones de vertido cumplen los estándares más altos.

A través de Manos Verdes, garantizamos la correcta disposición del aceite de cocina usado, contribuyendo a la protección de las fuentes hídricas.

Para nosotros, es prioridad garantizar calidad, seguridad y prevención de contaminación en nuestra cadena de suministro, por lo que contamos con diferentes mecanismos de control y certificaciones que validan nuestros procesos (Alianza Team®, 2019).

 

Como hemos visto, el desarrollo de la humanidad requiere prácticas de sostenibilidad para afrontar graves desafíos ambientales.

Y, en este contexto, la agricultura sostenible es fundamental para el cuidado ambiental y una mejora en la calidad de vida de la humanidad entera.