Responsabilidad social empresarial en empresas de alimentos

Cómo aplicar la responsabilidad social empresarial en una empresa de alimentos

En Colombia, en 2019, un estudio de 120 compañías concluyó que las organizaciones invirtieron $2,6 billones en acciones de responsabilidad social empresarial. De estos, $1,3 fueron a programas ambientales. Su mayor inversión social fue en infraestructura (el 33% de los recursos), formación e investigación (15%), desarrollo rural (14%) y desarrollo socioeconómico (12%) (Vita, 2020).

La responsabilidad social empresarial es una herramienta clave con que las organizaciones contribuyen al desarrollo humano sostenible. Se comprometen con sus empleados, comunidades y medio ambiente, para mejorar la calidad de vida de las comunidades en que están insertas (Martínez, 2014). Pero, ¿en qué consisten exactamente esas prácticas? ¿Y cómo se concretan en el mundo de la alimentación?

¿Por qué es importante para las empresas?

Cómo aplicar la responsabilidad social empresarial en una empresa de alimentos
  • Debido a todo lo anterior, aumenta las ventas.La responsabilidad social empresarial se focaliza en: cuidado ambiental, buenas condiciones laborales y apoyo a causas humanitarias. Y tiene muchos beneficios para una empresa (Martínez, 2014): 
  • Mejora la producción. Esto genera más satisfacción y lealtad en los clientes.
  • Aumenta la motivación, fidelidad y creatividad en los trabajadores.
  • Mejora la imagen pública de la empresa.
  • Posiciona mejor a la empresa en el mercado y aumenta la posibilidad de que reciba ayudas públicas. Todo esto debido a la buena imagen que proyecta.
  • Por la eficiencia con que se usan los recursos, ahorra costos e incrementa la rentabilidad.

¿Cómo se aplica en una empresa de alimentos?

Según la Cámara de Industriales de Productos Alimenticios (CIPA, s.f.), las empresas alimenticias, en el marco de su responsabilidad social empresarial, establecen planes estratégicos para alcanzar sostenibilidad de su negocio. Para ello promueven prácticas responsables en la toda la cadena de valor de sus productos, que se elaboran con procesos cuidadosos y amigables con el ambiente. 

En esta producción hacen un uso eficiente de los recursos, evitando el desperdicio de alimentos, de materias primas y de energía. También son éticamente coherentes con sus clientes y proveedores, colaboran con sus comunidades y mejoran la calidad de vida de sus empleados. Asimismo, promocionan la educación y la cultura, y hacen donaciones a bancos de alimentos y otras organizaciones sociales. 

Después de establecer los objetivos de su responsabilidad social empresarial, evalúan los resultados con un monitoreo continuo. Y, finalmente, comunican a sus grupos de interés las acciones realizadas. En cualquier caso, estas prácticas no se llevan a cabo de forma circunstancial: forman parte de su cultura empresarial.

Tipos de responsabilidad social empresarial

  • Con los empleados. La empresa implementa políticas de trabajo justas (García, 2017).
  • Con los clientes y consumidores. La empresa ofrece transparencia en los procesos de fabricación de productos o en la puesta en marcha de servicios. También presenta campañas de marketing con información real y una buena política de devoluciones y reclamaciones (García, 2017).
  • Con los proveedores. Implica una cuidadosa investigación de estos, selección de materiales y negociación de contratos. Y satisfacer los compromisos con ellos, especialmente, en los plazos de abono de las facturas (Junqué, 2014; Lira, 2020).
  • Hacia la sociedad en general. La empresa ayuda a las comunidades, encontrando focos de trabajo conjunto que mejoren la calidad de vida de estas comunidades (García, 2017). 

Ambiental. La empresa gestiona bien sus recursos y selecciona responsablemente a sus proveedores. También promueve medios de transporte sostenibles o gestiona eficientemente sus residuos. Y promociona la educación ambiental, integra el ecodiseño o reduce su huella ambiental o de carbono (García, 2017).

Un ejemplo exitoso de responsabilidad social empresarial

En Alianza Team® (2020) llevamos a cabo muchas acciones para optimizar el consumo de materiales en nuestra producción. Entre otras cosas, redujimos el consumo de agua y generamos la primera botella de aceite del mercado 100% reciclada. También aumentamos el aprovechamiento de nuestros residuos. Y, a través del programa de Economía circular de Team Foods, recolectamos aceite de cocina usado para asegurar su adecuada disposición y posterior transformación en biocombustible.

Además, en el marco de nuestra estrategia de responsabilidad social empresarial, llevamos a cabo donaciones y voluntariado corporativo. Estamos convencidos de que la transformación social es responsabilidad de todos. Y de que las empresas tenemos un papel fundamental en el compromiso por la sostenibilidad. En Alianza Team® alimentamos un mejor mañana para crecer de forma sostenible.